Buenos Aires (EPatagonicas) 25 de Nov. – El Gobierno sigue dando señales claras de que busca alinear lo más rápido posible el precio local del petróleo con el internacional, que ayer, ante la expectativa no demasiado fundada sobre el límite en la producción de la OPEP, cerró levemente por encima de u$s48 en Nueva York y en Londres.

La medida conduciría a una brusca caída de actividad en todas las cuencas, que en el caso especial de la del Golfo (Chubut y Santa Cruz) podría llegar al 30%. Trascendió además que este mismo mes podría haber una nueva rebaja en el precio local que todavía se ubica cerca de u$s63 para el crudo de más calidad de la Cuenca Neuquina. Y que la decisión política es acelerar los plazos para concluir el proceso durante el primer trimestre del año próximo.

La iniciativa genera resistencia entre los gobernadores de las provincias productoras tanto por la pérdida de puestos de trabajo como por la disminución de la recaudación por regalías que se anticipa. El gobernador de Chubut, Mario Das Neves, advirtió ayer: “No vamos a acompañar de ninguna manera al Gobierno nacional si pretende liberar el valor del petróleo”, y aseguró que su provincia “va a defender el precio sostén a como dé lugar porque de eso dependen miles de puestos de trabajo y para eso estamos manteniendo conversaciones los gobernadores de provincias productoras”.

Asimismo, el mandatario de Neuquén, Omar Gutiérrez, se reunirá hoy con el titular de YPF, Miguel Angel Gutiérrez, por el mismo tema. Todo indica que el titular de la petrolera está recomendando mayor gradualidad para la alineación de precios, y de hecho ya buscó advertir al Gobierno con una desvalorización de los activos de la empresa por u$s2.400 millones en el balance del tercer trimestre como inicio del proceso de calcular las reservas al valor internacional del crudo.

Algunos representantes del Gobierno, como el titular del BCRA, Federico Sturzenegger, se pronunciaron públicamente por aplicar precios internacionales como medida antiinflacionaria que garantizaría que el valor de los combustibles se mantendrá invariable en 2017. (Aunque deberían bajar, especialmente si se considera que actualmente las refinadoras están importando cada vez más productos para aprovechar los precios del exterior, y los siguen cobrando al público a la cotización del barril criollo).

Con la idea de que atenuará la caída de la actividad, el Gobierno impulsa la reducción del costo de la mano de obra por medio de un cambio drástico en las condiciones laborales, y en ese sentido se afirma que sería inminente el acuerdo con el sindicato de Neuquén para áreas no convencionales como Vaca Muerta. En tanto, Jorge Ávila, del sindicato de Chubut, dijo que en su provincia, las operadoras (incluida YPF) amenazan con despidos, que llegarían a 3.000 si no se acepta un sistema de 14 días de trabajo, 7 de descanso y 7 de suspensión por mes, desde el 1 de diciembre.

Fuente Ambito Financiero