Buenos Aires (EPatagonicas) 15 de Oct. – El referente del sector petrolero nacional y el titular del Club del Petróleo, Oscar Vicente, resaltó en una entrevista con ámbito.com que el precio internacional del crudo volverá a ubicarse “entre u$s 75 y u$s 80 en los próximos 2 años”, al considerar que en la actualidad no existe una sobreoferta en el mercado. Además, el ex número uno de la petrolera de la familia Perez Companc opinó sobre el Gobierno, Aranguren, las tarifas, Vaca Muerta, y los salarios de los petroleros, en el marco del 52° Coloquio de IDEA en la ciudad de Mar del Plata.

Periodista: Con 50 años de experiencia en el mundo del petróleo, ¿cómo ve las perspectivas para el sector?

Oscar Vicente: En petróleo creo que hemos tenido un trabajo importante en el tema de los no convencionales. Creo que si YPF, junto a Chevron, no hubiera intervenido no tendríamos un trabajo tan intenso en Vaca Muerta. Esto es importante, porque hasta que no hacés todo el trabajo, tal como se hicieron en el inicio muchos pozos verticales con una inversión de más de u$s 2.000 millones, no podés llegar a las conclusiones que llegamos. Hoy Vaca Muerta funciona, y se le puede sacar petróleo.

P.: ¿Cuál es la perspectiva sobre la evolución de los precios internacionales del petróleo?

  1. V.: Todos los precios están vinculados a la producción. Si la oferta es muy alta, el precio se va a mantener alrededor de los u$s 50 o u$s 60. Pero en este momento no veo una oferta muy amplia. Cuando vos metés mucho gas, también reemplazas algo de petróleo. Entonces si falta petróleo, el precio va a aumentar. Hoy, además, Medio Oriente está diciendo que va a volver a regular el volumen. Yo creo que el valor del crudo se va a volver a ubicar alrededor de los u$s 75 u u$s 80 en los próximos dos años. Es una buena perspectiva para los negocios. Cuando uno busca gas, como Argentina que lo necesita para reducir la importación, seguramente va a venir gas rico. Y bueno, ahí vamos a tener petróleo.

P.: ¿Cómo ve el hecho de que hoy estemos importando gas de Bolivia y de Chile?

  1. V.: Hoy estamos importando gas de donde se puede traer, hay mucha gente que dice por qué no le compramos a Bolivia, la respuesta es porque no tiene. Y Brasil tiene un contrato de 30 millones. Bolivia al tener gas muy barato en el precio interno, también está consumiendo mucho, como nos pasó a nosotros cuando descubrimos Loma la Lata. En ese momento, consumimos a un precio de u$s 1,40 el millón de BTU. Bolivia está haciendo lo mismo, no aprendió de los que le pasó a nuestro país. El gas que viene de Chile es más caro porque es gas de barco, es lo mismo si nosotros trajéramos los barcos.

P.: ¿Cómo ve el proceso de licitación que inició el Gobierno con las energías alternativas?

  1. V.: En primer lugar, las energías alternativas tienen un problema, no se pueden acumular porque por ejemplo si uno genera energía eléctrica con el viento, no se puede embotellar. Cuando hay mucho viento y generás mucha energía, y como la tenés conectada a la línea, parás la térmica, es decir, vas regulando la térmica, y producís un reservorio. Pero cuando se paró el viento tenés que poner la térmica de nuevo. Si bien ayuda a consumir menos, al tener que contar con ambas, tenés que duplicar la inversión. Pero más allá de esto, todo lo que sea bajar el consumo de no renovables, siempre es mejor.

P.: ¿Cómo lo ve a Juan José Aranguren al frente del Ministerio de Energía?

  1. V.: Es un buen profesional que conoce del tema. Conoce muchísimo la parte de refinería, productos, mercado.

P.: ¿Usted cree que cometió un error con las tarifas?

  1. V.: Creo que se apuró nada más, pero tenía que aumentarlas. No debió haberlo hecho de golpe.

P.: ¿Cómo ve al Gobierno macrista en su primer año de gestión?

  1. V.: Lo veo bien, yo creo que esta vez el Gobierno tiene un equipo. Macri tiene la virtud de rodearse de gente que sabe.

P.: Por último, ¿los sueldos petroleros son los más altos de la Argentina?

  1. V.: No sé. En lo que refiere a los sueldos básicos, me parece que nos ganan los camioneros. Un camionero tiene un salario más alto que un encargado de turno de perforación, que hoy está ganando entre 80.000 y 90.000 pesos.

Fuente Ambito Financiero