Chubut (EPatagonicas) 20 de Abril. – La Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) solicitó al Ministerio de Trabajo que se inicie una segunda etapa del Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) iniciado en enero. Los sindicatos, especialmente en la provincia de Chubut, se oponen a la medida.

La CEOPE presentó documentación ante el Ministerio de Trabajo el pasado 1 de abril para pedir que continúe el procedimiento iniciado en Neuquén. Al mismo tiempo, solicitó extenderlo a las provincias de Santa Cruz, Salta, Mendoza, Jujuy, Formosa y Chubut, según documentación a la que accedió El Inversor Online. El Procedimiento Preventivo de Crisis es un mecanismo contemplado en la Ley de Contrato de Trabajo por la cual la empresa evita despidos al suspender a sus trabajadores y pagarles el salario mínimo sin todos los adicionales durante un tiempo, en el que las empresas están exentas de pagar las cargas sociales al Estado.

Para los sindicatos es una medida regresiva porque significa una pérdida de ingresos netos de sus afiliados y para la cámara empresaria es la única posibilidad de evitar despidos, por lo cual se avecina una negociación dura. Se estima que, por ejemplo, en las provincias de Chubut y Santa Cruz, 5000 trabajadores serían alcanzados por la medida.

En la documentación presentada ante el Ministerio de Trabajo, los representantes de la CEOPE indican que el pedido de continuar y extender el Procedimiento se basa en: “la fuerte disminución de la actividad de las compañías de servicios que conforman la cámara, como consecuencia de la menor demanda de las empresas operadoras y la imposibilidad de seguir sosteniendo una estructura de costos sobredimensionada para el actual nivel de actividad y elevada en dólares respecto a sus valores históricos y en términos internacionales”.

La provincia que más se opone a esta posibilidad es Chubut. Tras las declaraciones del gobernador Mario Das Neves, se conocieron las del secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Jorge Ávila, quien remarcó: “Todos los trabajadores, casi 600 personas, repudiaron todo lo que la CEOPE salga a decir porque no tiene explicación. En este contexto lo vemos más como una provocación que un tema para mantener la paz social, creo que Adolfo Sánchez Zinny (presidente de la cámara) ha equivocado el rumbo. Se dicen operadoras y ponen a los trabajadores para que le salgamos a vender petróleo, nosotros somos un sindicato no vendedores de petróleo. Se están acostumbrando mal a que cada vez que hay un problema salgamos todos a hacer un paraguas para contenerlos. Esta vuelta no va a ser así, si no hay plata que devuelva el yacimiento. En otras manos va a estar mejor de lo que está hoy”.