Neuquén (EPatagonicas) 08 de Dic. – Más de 100.000 millones de dólares se esperan de inversión en los próximos años en la provincia del Neuquén de acuerdo a los compromisos asumidos por las empresas petroleras en los bloques en los que ya se han otorgado las concesiones no convencionales por un período de 35 años.

Solo en los últimos cuatro años (2012 -2015) la provincia del Neuquén ya recibió más de 15.000 millones de dólares de inversión en la industria hidorcarburífera, multiplicándose por 6 los niveles de inversión en la industria desde el 2009 a la fecha; y en el último año recibió uno de cada tres dólares de las inversiones extranjeras directas que ha recibido la Argentina. Esto permitió triplicar la cantidad de equipos de perforación con respecto a 2007.

Estas inversiones futuras surgen de los compromisos asumidos por YPF junto a Chevron por la concesión de Loma Campana, YPF con su subsidiaria YSur en Bajada del Añelo, YPF junto a Petronas en La Amarga Chica; YPF junto a Dow en El Orejano, YPF en Bandurria Sur, PAE en Bandurria Centro; Wintershall en Bandurria Norte; y PAE con YPF en Lindero Atravesado.

Junto con esto, el gobierno de la provincia del Neuquén tiene en estudio otros proyectos de inversión entre los que se destacan el presentado por ExxonMobil para el bloque La Invernada – Bajo del Choique, según se consigna en el portal Neuquén Informa.

Este monto de inversión comprometido surge, como se ha manifestado anteriormente, de los bloques sobre los que ya se han otorgado concesiones no convencionales y los cuales no superan el 7 por ciento del total de los bloques asentados sobre la formación Vaca Muerta.

Hasta el momento las inversiones en hidrocarburos no convencionales se concentran en tareas de exploración; ya que solo se encuentra en la fase de desarrollo masivo el bloque de Loma Campana. En los próximos años se avanzará los pilotos para delimitar los restantes bloques antes mencionados, para luego avanzar en su etapa de desarrollo masivo.

Estos compromisos de inversiones es el resultado de una política hidrocarburífera llevada adelante por el gobierno de la Provincia del Neuquén, que creo Gas y Petróleo del Neuquén para atraer inversores que quisieran impulsar el desarrollo de los yacimientos convencionales y no convencionales; que peleó una mejora en el precio de los hidrocarburos para hacer más atractiva la producción de éstos y que se vieron reflejados en los programas nacionales de incentivos a la producción; y que sostuvo firmemente su postura de ampliar el número de las 25 empresas operadoras que actualmente están trabajando en la cuenca neuquina; impulsando la radicación de inversiones a través de empresas chicas, medianas y grandes; y con este propósito se defendió la inversión de YPF asociada con Chevron en Loma Campana, así como las asociaciones de Gas y Petróleo del Neuquén con ExxonMobil, XTO Energy, Shell, EOG, Total, Wintershall, entre otras.

Sin dudas, las enormes oportunidades que ofrece Vaca Muerta ya se perciben en todos los indicadores, no sólo en el petróleo sino también en la construcción, comercio, transporte y hasta en el turismo. De acuerdo a las estimaciones del sector privado, en 2014 el PBG creció 3 por ciento i.a. superando por primera vez desde 1995 el crecimiento del PBI Nacional que apenas lo hizo 0.9 por ciento i.a. (de acuerdo al INDEC).

El fuerte crecimiento en las inversiones que se viene registrando en la provincia del Neuquén a partir del desarrollo de los hidrocarburos no convencionales tuvo un impacto directo en la generación de puestos de trabajo, lo cual le permitió liderar este rubro a nivel nacional.

Esta situación permitió a la provincia absorber el crecimiento de la población económicamente activa (PEA) y con ello lograr un fuerte descenso de la tasa de desocupación para situarla en 2,9 por ciento, por debajo de la media nacional y de la región Patagónica, al tiempo que lograr una situación de prácticamente ‘pleno empleo’.

Este contexto marca una clara diferenciación con el resto de las provincias y ubica a Neuquén como la de mayor dinamismo en materia de crecimiento económico y generación de fuentes de trabajo. De hecho, mientras que en los últimos tres años en todo el país el empleo registrado aumentó un 4 por ciento, en Neuquén creció 25 por ciento.

Por otra parte, en ese mismo período, los sueldos en el sector privado de la provincia aumentaron un 152 por ciento, mientras que a nivel nacional el crecimiento en el salario promedio fue del 123 por ciento.

Aunque la abrupta caída del precio del petróleo amesetó la muy buena dinámica que venía mostrando el nivel de actividad, ésta muestra un aceptable comportamiento y en varios sectores por encima del resto del país, y la excelente comportamiento del mercado de trabajo le pone un piso elevado al consumo y posibilita afrontar el ciclo bajista con tasas históricamente bajas de desocupación.