Río Negro (EP), 1 de Nov 2022. En los últimos tres años las áreas entregaron un 29% menos de barriles. Es la provincia con la mayor contracción en la producción. Representa un ritmo de declino que prácticamente dobla a la media nacional para el convencional.

No es ninguna novedad que la producción hidrocarburífera en Río Negro no atraviesa un buen momento y que desde hace años se encuentra en la senda del declino. Sin embargo, un análisis de los registros de producción de todo el país realizado por Energía On, reveló que la vecina provincia es la jurisdicción que muestra el peor índice de caída en las extracciones.

Para realizar este estudio se tomaron los registros oficiales de la secretaría de Energía de la Nación desde 2019, es decir antes de la pandemia, hasta la fecha. Y se compararon las principales provincias productoras del país como son Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Río Negro y La Pampa, siempre analizando lo referido a la extracción de petróleo.

En el caso de Río Negro, la provincia tenía en septiembre de 2019 una producción promedio diaria de 31.073 barriles, pasó en 2020 a los 24.967 barriles con el impulso de la pandemia, pero no logró recomponerse.

En septiembre del año pasado la producción fue de 24.312 barriles diarios y el mes pasado cayó nuevamente hasta los 22.066 barriles.

Estos valores marcan que Río Negro perdió el 28,98% de sus barriles diarios entre 2019 y el mes pasado, contrastando con la media nacional del segmento del convencional que fue del 16%.

En números

22.066 barriles por día fue la producción de todas las áreas de Río Negro durante el pasado mes de septiembre.

Con una caída del 2,8% tan solo entre agosto y septiembre, que elevó hasta el 9,23% la baja con respecto al año pasado, Río Negro aventaja por varios cuerpos a la segunda provincia del cuadro estudiado que perdió más producción.

Se trata de Santa Cruz que pasó de producir 86.413 barriles en septiembre de 2019 a los 67.034 del mes pasado.

El tercer puesto en tasa de declino corresponde a La Pampa, ya que en los últimos 3 años perdió un 20,78% de su producción al pasar de generar 18.129 barriles por día en 2019 a los actuales 14.361. Sin embargo, desde el golpe de la pandemia La Pampa mantiene estable su producción, e incluso muestra un leve crecimiento (1,18%) con respecto al año pasado.

Mendoza también refleja el declino de los campos maduros en sus rindes, pero la caída en este caso fue del 17,91% entre 2019 y el mes pasado, al pasar de una extracción diaria de 68.420 barriles a 56.163 en el mes pasado.

Chubut casi logra mantener su producción pesada estable. Bajó solo un 7,36% en los últimos tres años al pasar de generar 149.442 barriles por día, a los actuales 138.443.

En tanto que Neuquén es la provincia que desentona por el impulso de Vaca Muerta. Pese a la vecindad con Río Negro, la producción de petróleo de Neuquén creció un 88,3% en los últimos tres años y pasó de 154.891 barriles diarios a los actuales 291.672 barriles.

El efecto del marcado declino de Río Negro esmerila el salto productivo de la Cuenca Neuquina, conformada por esas dos provincias, La Pampa y parte de Mendoza, que de todas formas llegó en septiembre a los 365.623 barriles por día, concentrando así el 60,7% del total de la producción de petróleo del país.

En el renglón de las regalías que las provincias perciben por su producción, Río Negro muestra un crecimiento este año de la mano del alto precio, en especial en la parte exportada de la producción.

Pero el actual contexto de altos precios no durará para siempre, tal como pasó en las última disparada del valor del crudo, allá por 2015.

La producción de gas natural también muestra una fuerte baja

Si bien el fuerte en la producción hidrocarburífera de Río Negro es el petróleo, en las áreas de la provincia también se cuenta con la extracción de gas natural.

Este segmento no solo no escapa a la acelerada caída que muestra la extracción de crudo, sino que es aún peor, al punto que entre septiembre de 2019 y el mes pasado, Río Negro perdió un tercio de su producción de gas.

De acuerdo a los registros de Nación, en septiembre de 2019 los bloques de Río Negro aportaban al mercado nacional 6,28 millones de metros cúbicos por día. Sin embargo, el mes pasado el nivel de extracción de gas cayó a solo 4,15 millones de metros cúbicos por día, es decir un 33,91%.

En el mismo período la cantidad de pozos en extracción efectiva de hidrocarburos también mostró un importante retroceso y explica en gran medida los balances a la baja. En total fueron 140 los pozos que dejaron de dar producción en el período estudiado de 3 años, pasado de ser 2.114 los que estaban activos en 2019, a solo 1.974 los que dieron producción durante el mes pasado.

Fuente https://www.rionegro.com.ar/