Santa Cruz (EPatagonicas) 27 de Mayo. – La medida de fuerza había sido lanzada para el 29 de mayo por el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, ante los 250 telegramas que cursaron empresas de servicios especiales, y estaba previsto que afecte la producción de gas y petróleo en toda la Patagonia.

Rápidamente, se dispuso la conciliación obligatoria, por lo que la medida fue suspendida.

“Se está dando, lamentablemente, lo que Pereyra había anticipado”, sentenció uno de los voceros del sindicato petrolero de Neuquén, Río Negro y La Pampa. Aludía así a recientes declaraciones del senador neuquino acerca de la grave situación del sector, afectado entre otras cosas por la caída en el precio internacional del crudo.

“Caminamos por la cornisa”, había dicho Pereyra para describir gráficamente la situación. El aluvión de telegramas de despido (entre otras empresas, aparecía entre las autoras de los mismos Schlumberger, la mayor empresa de servicios del sector) podría seguir, y desde el sindicato no se esperó más para anunciar el paro.

El gremio había anticipado que si había algún ajuste o recorte en la actividad, este no debería caer sobre los trabajadores. Se verá ahora cómo evoluciona esta situación, pues una huelga con afectación de la producción produciría pérdidas millonarias.