Neuquén (EP), 18 de Julio 2020. En julio marcará un nuevo récord de ventas de shale oil. La mejora del precio internacional y el barril criollo ayudaron a superar el momento más duro de la pandemia.

Vaca Muerta despertó. Luego de dos de los peores meses en la historia de la industria del petróleo argentino, la formación no convencional empieza a recuperar los niveles de producción impulsada por las exportaciones.

Este hito del shale local de llegar por primera vez a mercados externos parecía que iba a concretarse en un sendero de pleno crecimiento y paradójicamente se alcanzó en el medio de la pandemia como una vía de escape a la todavía muy débil demanda interna.

Tal como adelantó el gobernador Omar Gutiérrez, en junio se exportó casi un 20% de la producción neuquina estimada y fuentes provinciales aseguraron a LPO que en julio se va a alcanzar un nuevo récord.

«Shell y Equinor enviaron 470.000 barriles a una refinería de Dinamarca y Vista está exportando toda su producción, entre 400 y 450 mil barriles. Con esas dos operaciones ya superas los 850.000 barriles exportados en junio», señalaron.

En tanto, en el sexto mes del año, los envíos más importantes fueron los 320 mil barriles de Petronas a Estados Unidos, los 300 mil de Vista a Bahamas, los 94 mil de Pampa Energía a Holanda y otros 94 mil de Tecpetrol a Estados Unidos.

Para ello fue fundamental el incremento de los precios internacionales -que pasaron de un piso de 16 dólares a 43 dólares en el Brent- y la baja de retenciones al 0%, lo que permitió un mayor margen de ganancia.

Aun así, las exportaciones de junio sufrieron un descuento de 9 dólares por barril por ser ventas spot de emergencia, por el desconocimiento de este tipo de crudo en el mercado internacional y por no tener un permiso en firme de exportación que garantice el abastecimiento a pesar de un incremento de la demanda local, que es prioritaria según la legislación argentina. Es por eso que desde Neuquén pretenden que la libertad de exportación sea uno de los pilares del nuevo régimen que están negociando con el gobierno nacional.

«Lo interesante es que las empresas comienzan a ejercitar el músculo de la exportación de esta cuenca. El producto empieza a ser más conocido y esperamos que los descuento de julio pasen a ser de seis dólares y para agosto menores a cuatro dólares», indicaron desde las filas de Gutiérrez a LPO.

Este fue el elemento clave que explicó el repunte de la producción neuquina desde los 131.000 barriles registrados en mayo a los 150.000 que en los próximos días se confirmarán para el mes de junio. Es decir, un repunte del 15% que de todos modos se ubica un 11% debajo del pico alcanzado en febrero, el mayor valor en 14 años.

Lógicamente la mejora también se observó en el cobro de regalías provinciales, que habían pasado de unos $3.100 millones antes de la pandemia a un piso de $1.200 millones en abril. Ahora, luego de la recuperación en los precios por la implementación del barril criollo, giraron en torno a los $2.300 millones, según anticipan desde la provincia patagónica.

Por su parte, la demanda interna no muestra el mismo dinamismo y de acuerdo a lo que se observa en estas primeras semanas del mes, los números no mejorarían sustancialmente.

La actividad de perforación en Vaca Muerta también sigue siendo muy baja y la suba de la producción se sostiene en los 105 pozos perforados que no se habían llegado a fracturar y por lo tanto estaban desconectados.

«La realidad es que el crecimiento que se pudo ver en Vaca Muerta es un comienzo de recuperación especialmente porque empezamos a generar alguna actividad sobre lo que ya se había instalado. Eso en el caso nuestro generó un crecimiento de producción en Loma Campana que llegó a los 37.000 barriles de crudo en junio», coincidieron en YPF.

Fuente: LPO.