Neuquén (EPatagonicas) 13 de Julio. – A pesar de la crisis petrolera, el interés por las inversiones en Vaca Muerta sigue su curso, debido a que el país tiene todo para desarrollar el negocio del gas.

Argentina es el segundo país con más reservas de shale gas del mundo y Vaca Muerta podría satisfacer las necesidades de gas de los próximos 700 años. Pero para esto, hay que invertir entre 5 y 10 mil millones de dólares por año.

Por ahora, hay empresas que ya invirtieron: YPF con socios locales e internacionales como Chevron, Exxon, Panamerican, Pluspetrol, Pampa y Dow (que usará parte del gas para su planta petroquímica). Otras están llegando como la de Total, que perforó algunos pozos y está evaluando hacer un desarrollo. “Hay mucho interés, y se aceleró a partir del cambio de Gobierno”, dijo Luis Uriza, socio de la consultora internacional Bain & Company en el segmento de Oil & Gas, al portal El Cronista.

En el país hay un mercado de gas desarrollado, con un consumo per cápita cercano a los 100 m3 diarios, similar al de las naciones de Europa. Pero a diferencia de otros lugares, donde su uso es mayormente industrial, el sector que impulsó el consumo es el domiciliario y comercial. “Por eso ahora la oportunidad está en desarrollar el gas para industrias, que es -dentro de las energías convencionales-, la más económica y amigable con el medioambiente, dado que genera menos emisiones que otros combustibles fósiles”, puntualizó Uriza.

En referencia a la situación internacional del petróleo, el consultor manifestó que “la industria está enfrentando una crisis diferente a las anteriores. La crisis previa a ésta fue en 2009. Si bien fue muy grave (Cayó el precio de u$s 142 a u$s 38 en menos de 2 meses), hubo una recuperación casi inmediata porque faltaba producción”, señaló.

“La que enfrentamos ahora es diferente porque esta baja del precio no se va a recuperar rápido ni a los niveles anteriores. Va a ser difícil ver precios por encima de los u$s 70 y no va a volver a los u$s 100 por los próximos cinco u ocho años”, dijo.

Los motivos de una baja persistente en el precio, a pesar de que se sigue incrementando el uso de energía son varios: “hay mucha producción y a bajo costo. El tema de la transición a energías renovables va a ser muy importante, pero a largo plazo”, apuntó el experto.

En un escenario de precios bajos por más tiempo, todos los países están repensando su negocio de Oil & Gas. En Argentina, “Vaca Muerta puede funcionar de manera rentable, pero esto requiere recostear todo y lograr una colaboración cercana entre los operadores, el Gobierno y los proveedores”, sostuvo Diego García, socio local de la consultora. “Si salimos de la coyuntura, Argentina tiene enorme potencial de crecimiento en su negocio de petróleo y gas. Deberíamos estar hablando de creación de empleos en ese sector”, aseguró.

La realidad es que el país importa un cuarto del gas que consume. Pero se abastecía hasta 2010 y exportaba gas a Chile, cuando ahora debe comprarle. “Lo que ocurrió es que (el yacimiento de) Loma de la Lata estaba llegando al pico de su producción y empezó a decaer. Y con una década de precios bajos del gas, no había incentivo para que YPF (por entonces en manos de Repsol) hiciera inversiones. Volver al autoabastecimiento es posible, pero va a llevar entre 5 y 10 años”, destacó García.

Fuente Vaca Muerta News