Buenos Aires (EPatagonicas) 24 de Noviembre. – La Senadora Nacional María Odarda propuso a través de un Proyecto de Ley declarar a la Argentina libre de la utilización de combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica para el año 2050. Proponen que Argentina sea un país libre de combustibles derivados del petróleo.

El calentamiento global producido por la creciente contaminación ambiental emanada en gran parte por los derivados del petróleo, impulsó a la Senadora Nacional María Odarda a sentenciar el fin de los combustibles fósiles. A través de un Proyecto de Ley propuso declarar a la Argentina libre de la utilización de combustibles fósiles para la generación de energía eléctrica para el año 2050.

La iniciativa apunta a lograr para esa fecha una contribución de las fuentes de energía renovables del cien por ciento destinado al consumo de energía eléctrica nacional

Odarda hace foco en los perjuicios que ocasiona la combustión de este tipo de combustibles, provocando emisiones de gases tales como dióxido de carbono, monóxido de carbono y otros que han contribuido y aún contribuyen a generar y potenciar el efecto invernadero, la lluvia ácida, la contaminación del aire, suelo y agua.

También impactan en este perjuicio el transporte (derrames de petróleo) y a los subproductos que originan (hidrocarburos y derivados tóxicos). La situación se agrava cuando se considera la creciente demanda de energía, bienes y servicios, debido al incremento de la población mundial y las pautas de consumo.

Nuestro país ha tomado conciencia de esta situación de gravedad y ha resuelto, en 2006, a través de la Ley Nº 26.190 crear un Régimen de Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energía. El mismo estipulaba que para 2016 el 8 por ciento de la electricidad debía ser generada a partir de diversas fuentes renovables.

Sin embargo y según informa la Secretaría de Energía de la Nación, en su “Síntesis del Mercado Eléctrico Mayorista de la República Argentina”, para febrero de 2015, la generación de energía renovable apenas alcanzó el 0,5 por ciento. Ante este fracaso, desde este Congreso se sancionó una nueva ley, la Nº 27.191, prorrogando el plazo para alcanzar ese objetivo para 2017. Asimismo, se estableció llegar al 20 para 2025.

“Si bien adherimos a medidas que permitan establecer metas a largo plazo, nos encontramos en un escenario sin políticas públicas concretas que permitan alcanzar tales objetivo. Muestra de ello es el proyecto de presupuesto 2016, donde se sigue priorizando una matriz energética contaminante”, lamentó Odarda. “Afirmamos esto porque, actualmente, según información oficial, hay una sola obra en ejecución con dinero del Fondo para el Desarrollo Eléctrico del Interior”, agregó.

La legisladora cuestionó que tampoco se especifican los recursos del Fondo Fiduciario de Energías Renovables, creado por Ley Nº 25.019. En este escenario, este proyecto de ley propone establecer con claridad los objetivos a largo plazo de una política de transformación de la matriz energética, que permita a la Argentina ser un país libre de combustibles fósiles (y del daño ambiental que los mismos generan) para 2050.