Buenos Aires (EPatagonicas) 17 de Julio. –La Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Cámara de Diputados de la nación emitió dictamen favorable sobre un proyecto de ley de María Inés “Toti” Villar Molina (MPN) para la restauración ecológica de áreas disturbadas.

El proyecto plantea la restauración ecológica de áreas afectadas por actividades industriales o extractivas hidrocarburíferas como canteras, caminos, picadas, explanadas, suelos contaminados o áreas de perforación, a través de la implantación de especies nativas del lugar.

La iniciativa establece que en su carácter de autoridad de aplicación, la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación promoverá, a través del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, la capacitación y el desarrollo de la producción y plantación de las especies adecuadas según regiones, a efectos de impulsar su utilización con destino forrajero, y toda otra actividad directa o indirecta vinculada con las mismas.

El texto señala que todos los arbustos de la familia Amaranthaceae, o aquellos que se consideren pertinentes según la condición climática de las áreas disturbadas, deberán ser utilizados como forraje para la alimentación de los animales que allí se encuentren.

“La idea -indicó Villar- es controlar y atenuar los efectos de la convivencia de crianceros o pequeños productores, con la actividad hidrocarburifera, la cual por el amplio espectro de maquinarias que se utilizan para la exploración, perforación y extracción de hidrocarburos, favorecen a la erosión, frenando el ciclo de crecimiento de la vegetación (gramíneas, leguminosas y arbustos), producto de la contaminación y debilitación de los sistemas radiculares”.

“En este sentido -agregó-, se ha reconocido que los arbustos de género Atriplex presentan características forrajeras apropiadas para la dieta de rumiantes , debido a la producción de biomasa ramoneable y a su alto contenido de energía bruta y proteica, que es constante a lo largo de todo el año”.

Villar destacó que el espíritu del proyecto es propiciar y fomentar un marco de convivencia armónica entre la actividad agrícola-ganadera que desarrollan los crianceros y productores en todas las regiones del país, con las actividades industriales o hidrocarburíferas. “No hay que priorizar una actividad por sobre otra, o descartar una por otra, el concepto es crear el escenario para que ambas se desarrollen y convivan”, indicó.

Con el dictamen favorable de la comisión, el proyecto quedó habilitado para ser tratado en el recinto para su media sanción.