Chubut (EP) 26 de Septiembre. – El lunes se llevó a cabo una asamblea entre el sindicato petrolero y los trabajadores de Tecpetrol donde se les informó sobre el acuerdo firmado durante la semana pasada. El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Loma Ávila, remarcó que “se explicó y aceptaron 45 o 60 despidos” y sostuvo que “fue durísimo pero uno está en las buenas y en las malas”. Indicó que es la empresa la que “decide qué trabajador le sirve de acuerdo a lo que le sobra” e indicó que los telegramas de despido serán enviados “en el transcurso de esta semana”.

Ávila indicó que “fue una asamblea dura y difícil. Para un dirigente nunca es grato hablar de despidos. Había que explicarlo a los compañeros con mucha bronca y dolor porque Tecpetrol hizo lo que quiso y quedamos prácticamente solos en esta pelea por lo que tenemos que recomponernos para esta pelea y dar garantías a la gente para el futuro”.

Ávila dijo que se explicó la situación y se aceptaron “45 o 60 despidos. También se aclaró que hubo 40 retiros voluntarios y se fueron prácticamente solos; para los que se van se acordó el pago de los REPRO, la obra social y la salida del perforador para noviembre  que va a garantizar que los trabajadores sigan”, sostuvo en La Cien Punto Uno.

A su vez, indicó que “el acuerdo se firmó el viernes. Fue durísimo pero uno está en las buenas y en las malas. Ningún sindicato va a hacer una asamblea para esto pero gracias a la democracia de los trabajadores acá se habló con ellos”.

Consultado sobre la lista de los despedidos, Ávila informó que “no tenemos nombres ni nada” y planteó que “el listado de los despedidos lo hará la operadora. Si por mí fuera, no se va nadie porque conviví con todo el mundo. No se trata de una venganza ni nada, la empresa decide qué trabajador le sirve de acuerdo a lo que le sobra”. A su vez, aclaró que los telegramas de despido serán enviados “en el transcurso de esta semana”.

“El acuerdo lo hemos aceptado después de casi 45 días de discusión. Ya hemos hecho todo lo que había por hacer y hemos puesto todo el esfuerzo”, aseguró. Y sostuvo que “no vamos a aceptar esquemas de trabajo porque eso es reducir cuadrillas y trabajar francos porque eso significa un compañero afuera”.

Ávila sostuvo que “ojalá ningún dirigente gremial tenga que pasar por esto porque es muy difícil y porque cada trabajador es una familia y los conozco a casi todos. Es muy duro y uno no tiene palabras en el momento de ver las caras de los trabajadores y ver la tensión. Uno se siente culpable porque en cierto momento las peleas fueron muy pares. Todavía tenemos 60 equipos trabajando y hay un horizonte”, anheló.

Fuente ADN Sur