Chubut (EPatagonicas) 07 de Julio. – El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Ávila, informó que continúan las negociaciones por aumento salarial. Explicó que la negociación esta complicada porque se ha “metido todo en la misma bolsa”, por ejemplo “hay varias PyMEs de la región que no pueden afrontar los costos a fin de mes, pero hay empresarios que parecen ser un kiosco de la esquina, porque si no está el Sindicato haciendo gestiones para que pueden cobrar los salarios, no pueden abonar y todo lo que han invertido se lo han llevado para afuera”. Desestimó que puedan resignarse los puntos de la pretensión salarial, que es de entre un 30% y un 33%.

“Estamos en una posición seria y responsable”, dijo y advirtió que “hasta el miércoles 15 no haremos efectivo ningún conflicto, pero después comenzará la cuenta regresiva”.

“Esperamos tener algo más firme el miércoles, sino el próximo miércoles 15 cuando terminaremos la primera etapa de esta negociación bastante complicada, principalmente para los sindicatos porque hay 500 despedidos en Neuquén y unos 120 en Santa Cruz. Se hace difícil pero estamos con confianza para sacar una mejora salarial ante la crisis”, dijo.

Explicó que la negociación esta complicada porque se ha “metido todo en la misma bolsa”, por ejemplo “hay varias PyMEs de la región que no pueden afrontar los costos a fin de mes, pero hay empresarios que parecen ser un kiosco de la esquina, porque si no está el Sindicato haciendo gestiones para que pueden cobrar los salarios, no pueden abonar y todo lo que han invertido se lo han llevado para afuera. Las negociaciones son basadas en los empresarios que han invertido y los que no”.

Recordó que piden “entre el 30 y 33% de aumento para cerrar el año, que es lo que se pidió en enero y lo que se está planteando hoy. Son cinco o seis meses de negociación que quedan porque después ya viene la paritaria de 2016. Hay una fuerte discusión con YPF y el Gobierno, mientras también el Estado subsidie la industria, tiene participación”.

El dirigente petrolero destacó que ante los despidos “no creo que resignemos los puntos de la pretensión salarial. Estamos en una posición seria y responsable, los despidos están en consecuencia. La gente que despidieron en Neuquén es de empresas de Operaciones Especiales, una cámara que se maneja por fuera de la Argentina y con la que hemos tenido bastante conflicto”.

Finalmente, aclaró que “hasta el 15 no haremos efectivo ningún conflicto, pero después comenzará la cuenta regresiva. Los medios de Santa Cruz dicen que no podemos permitir que haya despidos, porque después vienen por nosotros. Hay que idear un plan para que estemos todos contenidos en la defensa de los puestos laborales”.