Santa Cruz (EPatagonicas) 02 de Julio. – Trabajadores de la empresa Lufkin iniciaron ayer a las ocho de la mañana, una protesta en la base de la empresa en Cañadón Seco, en reclamo de un acta acuerdo que no se cumplió.

Carabajal, como delegado de la empresa de servicios explicó ayer que “en septiembre del año pasado se firmó un acta acuerdo donde la empresa se comprometía a realizar una rectificativa del salario de ANSES y a pesar de haberlo hecho, lo hizo mal”, dijo.

El dirigente agregó que “al firmarse un convenio en el 2012, se perdió el salario y a raíz de eso se perdieron dos años los trabajadores. Cuando se democratiza el Sindicato fuimos por una medida de fuerza para reclamar el salario de nuestros hijos”.

Dijo que “luego se firmó un acuerdo con la empresa, donde ellos se comprometen a hacerse cargo y nos iban a devolver la plata que hemos perdido. Hasta ahora no han cumplido”, criticó y aseguró que “el acta era como un retroactivo y fue firmada en septiembre del 2014 a enero del 2012”.

De este modo, descartó que el problema sea salarial y reiteró que la protesta es “porque pasaron diez meses de haber firmado el acta. Aunque además tenemos varios puntos más, como recategorización del personal, persecución a los delegados en varias cuestiones económicas. Todos los meses tenemos que ir a Comodoro a pelear por nuestros sueldos”, señaló.

Posteriormente agregó que “cada vez tenemos más problemas con la empresa. Con el Sindicato ningún problema, porque desde que firmamos el acta hemos trabajado solos y alejados del gremio”.

Con relación a los despidos que se están produciendo en el sector, dijo que “no veo un rumbo serio. Sino se arreglan los problemas puertas adentro, no veo soluciones. El empresario se da cuenta de las internas y saca provecho de esto. Por eso hay que limar asperezas y tratar de no llegar a que se intervenga de nuevo el gremio. Queremos que esto se arregle por el bien de los trabajadores. Costó mucho recuperar el gremio y de un día para el otro no puede desintegrarse”, dijo y añadió que el Sindicato “en dos años nunca vino a vernos a esta empresa”.

Fuente La Prensa de Santa Cruz