Neuquén (EP) 22 de Sept. – En menos de dos años se pasaron de 100 punciones a 450 en el mes de julio. YPF es la principal artífice del crecimiento.

En 18 meses las operadoras que perforan en el corazón de la formación neuquina de Vaca Muerta lograron no sólo cuadruplicar la cantidad de etapas de fracturas y llevaron su ritmo de actividad a un nuevo récord superando en un sólo mes las 450 etapas de fractura completadas.

La petrolera de mayoría estatal, YPF, fue la principal protagonista de ese incremento, dado que tanto en junio como en julio alcanzó con sus sets a realizar 250 etapas en apenas 30 días.

Los guarismos de la formación no convencional, que tiene a Neuquén como epicentro, son un claro indicativo de que las principales operadoras pisaron el acelerador para extraer tanto gas como petróleo de Vaca Muerta.

Además, el nivel alcanzando es un indicador cualitativo de la actividad, pues representa el avance de lo que tantas veces se menciona como la curva de aprendizaje.

Los motivos por los cuales se pasó en Vaca Muerta de menos de 100 etapas de fractura en enero de 2017 a las más de 450 alcanzadas en junio son varios, y así como tienen peso los nuevos desarrollos puestos en marcha y -con ellos- la incorporación de más equipos de perforación y sets de fractura y también con una eficientización a la hora de utilizar esos equipos.

En el caso puntual de YPF la curva de aprendizaje sobre cómo encarar la roca generadora del shale es más que clara. La operadora pasó en cerca de dos años de necesitar más de un día para completar una etapa de fractura, a completar en la actualidad entre tres y cuatro etapas en una sola jornada.

En lo que va del año la operadora de mayoría estatal mantiene un promedio de 230 punciones por mes y, según se planteó en una visita a su yacimiento emblema Loma Campana, la tendencia es que el promedio siga creciendo.

Desde YPF señalan que el incremento de las etapas de fractura permite a las operadoras reducir riesgos que conllevan los no convencionales como es el arenamiento que bloquea la conducción de los hidrocarburos.

Cuando se produce una falla de ese tipo, las operadoras se ven obligadas a proceder a la reparación del pozo, por lo que los equipos deben suspender su trabajo puntual, disparando así el costo de cada pozo.

Al hecho de contar con técnicos especializados en fracturas y conocer cómo se comporta la formación, YPF sumó un sistema de fractura que le está dando buenos resultados. El zipper frack es la técnica que la compañía utiliza para fracturar los pozos que desarrolla en árboles de entre tres y cuatro ramas laterales y que le permite, además de controlar el arenamiento, incrementar el ritmo de fractura.

Gentileza Revista Petroquimica