Salta (EP) 07 Mar. – Vaca Muerta es una de las nueve rocas madre existentes en el país con potencial de ser desarrolladas y convertirse en reservorios de petróleo y gas. Si bien el shale neuquino ya ha ganado fama a nivel internacional tras la perforación de mil pozos, es el imán de millonarias inversiones y la gran esperanza de ser el segundo generador de divisas, junto con el agro, algunas petroleras ya empiezan a expandir las fronteras de la industria no convencional más allá de la cuenca neuquina.

Esta semana Tecpetrol y Pampa Energía anunciaron que destinarán 7 millones de dólares -una cifra insignificante para el sector petrolero- para explorar la formación geológica Los Monos, en la provincia de Salta.

Con la presencia del presidente de la petrolera del grupo Techint, Carlos Ormaechea, y el gobernador Juan Manuel Urtubey, se firmó un acta acuerdo mediante el cual se realizará un pozo exploratorio y se refaccionará uno ya perforado para testear el potencial no convencional del norte salteño.

“Este convenio es trascendente porque significa iniciar un camino que llegará inexorablemente al trabajo en nuestra provincia de la explotación no convencional”, dijo Urtubey.

Ormaechea señaló que se “abren nuevos horizontes en la exploración de gas no convencional en la zona de Aguaragüe”.

La formación Los Monos es una roca madre que se extiende desde la ciudad boliviana de Santa Cruz hacia las provincias de Salta y Jujuy, en la cuenca chaco-paranaense. Otras empresas ya han avanzado en la exploración de esa formación, sobre todo en Bolivia.

Sin embargo, por ahora, Los Monos no representa una competencia seria para las inversiones en Vaca Muerta.

Si bien el shale del noroeste argentino tiene buenos espesores, que van desde los 500 a los 1000 metros, el doble que Vaca Muerta (va de los 60 a los 450 metros), su profundidad y sus características hacen que con la tecnología actual los pozos no sean rentables económicamente como para que se concrete un desarrollo en el mediano plazo.

Los Monos se ubica en profundidades que van desde los 3000 a los 6000 metros, mientras que el shale neuquino hoy se perfora entre los 2500 y los 3000 metros.

Una de las propiedades clave que tienen en cuenta los geólogos a la hora y que definen la calidad de la roca es el contenido carbónico total, un valor que define el potencial del recurso hidocarburíferos. Vaca Muerta tiene un COT que varía entre el 3 y el 8%, y recursos técnicamente recuperables por 308 TCF (trillones de pies cúbicos), mientras que el contenido carbónico de Los Monos es mucho más bajo: varía entre 0,5 y 1,5% y cuenta con unos 40 TCF en el lado argentino.

Pero más allá de las propiedades geológicas, Neuquén se ha posicionado como el único lugar del mundo, por fuera de Norteamérica, que ha encarado un desarrollo masivo de sus recursos no convencionales, y acumula inversiones por más de 27 mil millones de dólares desde 2012, año en que despegó la actividad y se comenzó a vislumbrar el nuevo horizonte de la industria petrolera local.

Fuente: La Mañana de Neuquén – https://www.revistapetroquimica.com