Neuquén (EPatagonicas) 23 de Septiembre. – El titular del gremio de petroleros neuquinos, Guillermo Pereyra, aseguró ayer que tomarán medidas de fuerza ante los crecientes despidos en la actividad. Sostuvo que hubo 440 desvinculados desde principios de año y hay 248 trabajadores que están en sus casas cobrando un salario básico.

“No estamos pensando en un paro general. Pero empresa que despida compañeros o que reduzca la jornada laboral, empresa que se va a parar hasta que los reincorpore”, advirtió el dirigente y senador en una conferencia de prensa.

La caída de la actividad petrolera ya repercutió de manera crítica en los puestos de trabajo. Pereyra entregó un informe que detalla que este año hubo 440 despidos, de los cuales 171 fueron de la empresa Chevron.

El resto corresponde a las compañías Sinopec, Estrella, Venver, Esing, DLS, Nabors, Baker, Mas Energía, Fox Petrol y Polyar. En tanto, afirmó que hay 248 empleados que están sin asistir a sus lugares de trabajo y que están percibiendo un sueldo básico de 8 horas. “La actividad empezó a bajar desde principio de año en forma de goteo”, indicó Pereyra.