Buenos Aires (EPatagonicas) 25 de Dic. – En las últimas horas todas las compañías petroleras ajustaron el precio del gasoil destinado al agro aproximadamente un 8 por ciento. La suba fue consensuada con el Gobierno. Por ahora no se modifican los valores en el surtidor.

De a poco los precios se van ajustando a la nueva realidad económica y los combustibles no son la excepción. Pese a que se especulaba que por ahora no iban a subir, las compañías petroleras retocaron en las últimas horas los valores del gasoil que distribuyen al agro en aproximadamente un 8 por ciento.

De acuerdo a fuentes consultadas por surtidores.com.ar, la medida fue consensuada con el Gobierno para paliar en parte los efectos de la devaluación sobre el sector. Y se escogió al campo por ser una de las actividades beneficiadas tras la asunción de Mauricio Macri, vía quita de retenciones.

La decisión de las compañías no afecta por ahora el valor de venta al público, ya que se está negociando mantenerlo sin variaciones al menos hasta abril. Incluso, el flamante director en representación del Estado en YPF, Emilio Apud, señaló horas atrás que “sería bueno congelar los precios de las naftas” ya que en el país hay “costos más altos que en el exterior“.

De este modo se confirma que la estrategia elegida en lo inmediato para acomodar los precios será la de diversificar los aumentos por segmentos. Según pudo averiguar este medio, el próximo mojón sería la industria, y así hasta alcanzar finalmente los surtidores.

Aranguren había afirmado hace algunos días en declaraciones radiales que “vamos a hacer que el impacto de la devaluación no se traslade totalmente al precio de los combustibles. El presidente Macri nos pidió decir la verdad. Que no se traslade va a ser bastante difícil, porque si no se desfinanciarían las provincias”.

Vele recordar que en lo que va del año, las pizarras de las estaciones de servicio reflejaron una escalada del 10.4 por ciento, alcanzada luego de ocho retoques que comenzaron en el mes de febrero, luego de que enero las naftas y el gasoil descendieran 5 por ciento como resultado de un acuerdo entre el entonces Gobierno de Cristina Kirchner, las provincias productoras, las empresas petroleras y los sindicatos.