Neuquén (EPatagonicas) 10 de Nov. – La petrolera estatal postergará el desembolso de 1.220 millones de dólares. Según el presupuesto de la compañía, habrá recortes y se contempla un barril de U$S 53, diez menos que lo presupuestado por Neuquén. La reducción de costos de pozos en Loma Campana a menos de diez millones, el dato positivo.

Según reveló el 9 de noviembre el CFO de YPF, Daniel González, durante una conferencia de prensa que mantuvo con inversores para presentar los resultados del balance del tercer trimestre, la petrolera estatal postergaría durante todo el 2017 inversiones por 1.220 millones de dólares en tres proyectos clave en Vaca Muerta.

El dato llegó luego de que se informara sobre los resultados del tercer trimestre para YPF, que arrojó los peores números de toda la gestión estatal de la compañía. La razón de esa postergación se debe a que la petrolera nacional ya no tiene más margen para tomar deuda y se ve en dificultades para encontrar un socio.

Los fondos propios, en tanto, no alcanzarían para asumir los compromisos para la etapa de desarrollo en La Amarga Chica, Bajada de Añelo y Bandurria, lo que la llevó a pedir una extensión de un año en los pilotos para achicar los desembolsos, según consigna la nota de Roberto Aguirre para el diario “Río Negro”.

González dio algunas señales de lo que será el presupuesto 2017 de la compañía, que traerá de nuevo un recorte de inversiones aún no definido. “Este año lo vamos a cerrar con 4.200 millones de dólares, mientras que en el 2015 fue de 6.000 millones. Para el año que viene esperamos una reducción más chica”, señaló el ejecutivo.

A su vez reveló que esperan la desaparición (total o gradual) del barril criollo para el año que viene. Todo el presupuesto de la compañía se confeccionará con un barril de 52 o 53 dólares, 10 dólares menos de lo que estimó el gobernador Gutiérrez en el proyecto de ley de cuentas provinciales que envió a la Legislatura.

En base a ese pronóstico, el hombre que dirige las finanzas de YPF aseguró que las inversiones del año que viene deberán ajustarse al cash flow de la compañía y que todos los proyectos que se asuman deberán funcionar con ese umbral de precios, algo que a priori parece difícil.

A su vez, anticipó que la producción de hidrocarburos en el 2017 se mantendrá estable, con una caída en el petróleo que se compensará con la suba del gas. “La reducción de las inversiones tiene su efecto, pero sostenemos la meta de aumento de la producción entre el 3 y el 5%, algo que no vamos a cumplir este año ni el que viene”, remarcó.

También destacó que el plan de desarrollo de Vaca Muerta y otras formaciones no convencionales en Argentina sigue en marcha, aunque condicionado por este contexto.

Entre los saldos positivos para YPF, González definió al 2016 como “un año de transformación para Vaca Muerta” y dijo que por primera vez los pozos de Loma Campana se ubicaron por debajo de los 10 millones de dólares, en un promedio de 9,5 millones. Es el número más bajo de la cuenca.

Pero además de costar menos, por su diseño, permiten más cantidad de fracturas: ahora están en las 17,3 etapas promedio. Es decir que los pozos no sólo cuestan menos, sino que devuelven más, tanto en sus primeros días como en toda su vida productiva.

El otro punto que pasó desapercibido entre tanto número rojo (YPF declaró pérdidas netas por 6,7.000 millones de pesos en el tercer trimestre) es la caída del lifting cost. Se trata del costo que tiene para la empresa sacar un barril del subsuelo y ponerlo en tierra. Cada dólar que consiga por encima de esa raya representa su ganancia.

Según el balance, ese número cayó un 20% en dólares en el tercer trimestre, alentado por dos factores centrales: los nuevos diseños de pozos más productivos y la renegociación de contratos a la baja con las empresas de servicios, algo que se replicó en todos los sectores menos en el de perforación, donde todavía rigen otros acuerdos.

Vaca Muerta News