Chubut (EP) 12 de Mayo. – La compañía petrolera de bandera, YPF prevé que su producción total de hidrocarburos caerá alrededor de un 3% en 2017 con respecto al año anterior, en parte debido a conflictos gremiales y a malas condiciones climáticas, según anticipó ayer el gerente financiero, Daniel González, en una videoconferencia con inversores. Indicó que la compañía prevé tensiones con los gremios a raíz de cambios en los convenios colectivos de trabajo.

“Claramente, 2017 no será un año fuerte en términos de producción de hidrocarburos”, dijo González al presentar los resultados del primer trimestre, que ya mostraron una baja del 1,5% desglosada en una caída del 6% en la extracción de petróleo, aunque una suba del 2,8 en la de gas.

“Cambios estructurales como un nuevo acuerdo colectivo para el desarrollo de no convencionales siempre vienen con tensiones y tenemos que lidiar con eso día a día”, agregó el representante de la empresa, quien también dijo que las recientes inundaciones en Chubut afectarán a la producción anual.

Flexibilización e inversión

Esta expectativa de la compañía que dirige Miguel Gutiérrez va en camino inverso a la del Gobierno para el que la flexibilización de las condiciones laborales permitirá aumentar la inversión y la actividad en las áreas no convencionales de Vaca Muerta, y mantener un nivel aceptable de producción del petróleo pesado que se extrae en el Golfo de San Jorge.

Según el balance conocido el martes, la ganancia neta de YPF bajó un 77,5% en el primer trimestre, con respecto al mismo período de 2016, a $192 millones. No obstante, la acción subió un 3,51% en Buenos Aires a $388,4 y un 2,57% en Nueva York a u$s 24,30 debido a una mejora de alrededor del 3% en el precio del petróleo en el mercado internacional.

Confirman baja de 8 equipos

YPF confirmó la baja de 8 equipos -entre perforación y work over- en Santa Cruz, por lo que la empresa San Antonio Internacional remitió en total 334 telegramas de despidos (serían algo más de 200 operarios del sindicato convencional de esa provincia, a los que se suma otro centenar de jerárquicos). Al mismo tiempo, la firma SAI anunció en los telegramas el cierre de su base en el norte santacruceño, ya que trabajaba principalmente para la a compañía nacionalizada.

Según dio a conocer la agencia de noticias Adn Sur, las actividades de servicios, la notificación alcanzaría a los equipos SAI 601, 602, 351, 373, 307, 236, 203 y 212, mientras que la empresa contratista procedió a remitir los telegramas de despidos, que totalizarían 334, entre operarios convencionales y jerárquicos

Si bien en la mayoría de los casos ya estaban paralizados desde hace seis meses y venían cobrando la denominada tarifa “stand by”, por la que los operarios involucrados podían cobrar el 70% de los salarios en actividad, en este caso la situación implica un corte con el consiguiente impacto laboral, agravando aún más la situación social y económica que viene atravesando Santa Cruz.

Crece la conflictividad

Desde el ámbito sindical y político se pidió una urgente convocatoria del Ministerio de Trabajo, mientras algunas especulaciones dan cuenta de que se aguarda algún tipo de acuerdo político que posibilite subir al menos uno de los equipos nuevamente, aunque en el contexto actual, de alta conflictividad, no sería inmediato.

“Esta es otra medida de YPF para apretar al sindicato para que firme la adenda que firmaron Neuquén y Chubut”, dijeron desde el ámbito sindical, mientras que la operadora mantuvo silencio sobre el tema. El director de la petrolera por Chubut, Néstor Di Pierro, había afirmado días atrás que la operación en la vecina provincia podía provocar pérdidas de hasta 15 dólares por barril, lo que hacía inviable la operación.

Fuente Diario Puerto Madryn