Santa Cruz (EP) 10 de Julio. – En el marco de una visita de Crónica Comodoro Rivadavia a la Torre YPF en Puerto Madero se conoció parte de las actuaciones de la empresa en el seno de un mercado volátil para sostener, dentro de un plan estratégico de mediano plazo, las diferentes demandas energéticas y sostener una ecuación económica que se moviliza dentro de una oferta y una demanda acotada, previendo factores de recuperación que tienen que ver, principalmente, con el costo “haciendo más eficiente lo que hacemos entre un escenario optimista y uno pesimista, con distintas planes de acción”.

Parte de los contenidos de compatibilidad fueron expresados por el ingeniero industrial Santiago Tanoira, quien señaló que “en este mismo momento estamos trabajando, estamos definiendo acciones y estimamos que de aquí a fin de año tendremos anuncios importantes para mantener informados a todo el espectro con quienes nos relacionamos, esto es accionistas, proveedores, provincias y demás, manejando un parámetro de 45 o 50 dólares el barril, dentro de un plan de mediano plazo”.

En cuanto a los mayores desafíos, se encuentra el trabajo de cómo hacer para seguir produciendo en forma segura, manejando el entorno y cumpliendo con las leyes, “lo que nos encuentra en este momento en Santa Cruz, por ejemplo, con todos los equipos de producción parados, no así los workover y los pulling –de los que tenemos 18 equipos trabajando– y básicamente eso marca las discusiones que se vienen dando en cuanto a poder lograr la competitividad necesaria para lograr una producción sustentable”.

“Estoy convencido de que Santa Cruz tiene petróleo. No es un problema de inexistencia de petróleo; creo que en Santa Cruz tenemos factores de recuperación en los reservorios, que es bajo pero aún tenemos desarrollos de proyectos secundarios o eventualmente terciarios. Creo que Santa Cruz claramente tiene oportunidades de seguir extrayendo crudo de sus cuencas, el tema es cómo hacerlo de forma rentable. Ese es el gran desafío que tenemos hoy”, señala Tanoira.

Replanteo

En cuanto a la manera de lograrlo, el ingeniero explicó que “hay tres valores que construyen el costo de cualquier actividad petrolera. El primero es el costo de desarrollo; nada más ni nada menos que el costo de hacer un pozo, dividido la producción que el pozo va a tener en el tiempo. La producción es más una cuestión puramente de reservorios, lo que se convierte en el primer eslabón de la cadena de costos”.

Luego es el costo operativo y eso “es básicamente lo que cuesta llevar el petróleo desde el reservorio hasta ponerlo en un tanque para poder exportarlo o, eventualmente, llevarlo a una refinería, mientras que el tercer factor es básicamente, la carga impositiva entre los que tenemos regalías o ingresos brutos, los que cargan eventualmente el costo del precio del barril. La sumatoria de esos tres puntos tiene que ser menor o igual al precio de venta y hoy estamos en negativo”.

De ello surge la consulta respecto al estado actual de la actividad en la cuenca del Golfo San Jorge, sobre el sector más austral, lo que, se explicó, “presenta una dificultad mayor respecto a otras cuencas argentinas y que tiene que ver con que los pozos, en promedio, producen menos que en otros lugares con lo que partimos de una situación compleja y representa un desafío mayor en Santa Cruz, con lo que debemos bajar el costo para hacer un pozo” y en ese punto, se destacó “el grado de madurez de los sindicatos, quienes trabajan en cómo hacer los pozos de manera más barata y uno de esos puntos es el de mejorar la productividad y mejorar eventualmente los tiempos en realizar las tareas para potenciar la rentabilidad de la cuenca”, asegurando que “hoy YPF está dispuesto a tener cero margen para seguir sosteniendo la actividad, nosotros estamos viendo no una situación de rentabilidad sino de viabilidad, para lo que hay que replantear el negocio y, la solución no llega de un solo sector”.

Cronica