Neuquén (EP) 02 de Jun. – La petrolera presentó un amparo ante la imposibilidad de iniciar exploraciones en el área de Loma de la Lata.

Un conflicto entre YPF y una comunidad mapuche en Neuquén mantiene paralizado un proyecto de cerca de US$ 100 millones y pone en peligro 160 puestos de trabajo, según denunció la empresa petrolera. La compañía presentó un recurso de amparo en el Juzgado Federal I ante la imposibilidad de iniciar los trabajos exploratorios en un área de Loma de la Lata que son bloqueados por integrantes de la comunidad Kaxipayiñ. Este fin de semana, efectivos de Gendarmería Nacional les llevaron a los mapuches una intimación judicial para que despejen los ingresos y permitan iniciar las tareas.

Las partes habían firmado días atrás un demorado acuerdo mediante el cual los mapuches aceptaban el paso de la maquinaria y los operarios por las tierras que ellos habitan a cambio de que la empresa continuara con una serie de tareas de remediación ambiental en el sector. Finalmente el piquete no fue levantado.

Desde la empresa aseguran ahora que los indígenas incumplieron el convenio. Sin embargo, los mapuches respondieron que desconocen la firma de cualquier documento debido a que no fueron informados debidamente de lo que este implicaba. Tampoco estuvieron presentes todas las autoridades de la lof, subrayan. El año pasado la compañía denunció que detrás de las exigencias ambientales había otras intenciones y protagonistas, dando entender que los verdaderos motivos del bloqueo eran monetarios.

“YPF informa que la comunidad Kaxipayiñ incumplió el acuerdo firmado por su comisión directiva el pasado 26 de marzo y mediante el cual se acordó el inicio de un plan de perforación de 21 pozos en Loma la Lata y la continuidad del plan de remediación ambiental aprobado por la autoridad de aplicación provincial”, indica la empresa.

“La interrupción por la fuerza de este proyecto de inversión de más de 80 millones de dólares pone en riesgo más de 160 puestos de empleo y genera pérdidas por más de 60 millones de pesos para la provincia, entre regalías e Ingresos Brutos.

Hace un año, YPF acusó de los mapuches de perseguir “intereses que carecen de relación alguna con la defensa del medioambiente y con los valores de la comunidad que representan”.

La compañía informó que el 55% de las situaciones ambientales presentadas en la zona de la Comunidad Kaxipayiñ habían sido resueltas.

“Durante los últimos 6 años YPF ha logrado remediar 370.000 metros cúbicos de suelo afectado en zona de otras comunidades, pero sólo 4.170 metros cúbicos en el territorio de Kaxipayiñ.

Esto es así porque los propios líderes de esa comunidad han realizado sistemáticos impedimentos de tareas por intereses ajenos a la preocupación ambiental que han quedado documentados ante autoridad pública”, señaló la empresa.

Según trascendió, los referentes de la Confederación Mapuche y de la comunidad exigían que la empresa les pague 5 millones de pesos por cada pozo perforado. El dato fue negado por los indígenas, quienes acusan a YPF de violar la buena fe.

Gentileza Clarín