Neuquén (EP) 8 de Ago. – La petrolera de mayoría estatal, YPF, presentó hoy los resultado del segundo trimestre del año en el cual alcanzó un resultado neto de 1.500 millones de pesos, impulsado por un incremento en las ventas de sus combustibles. Sin embargo el dato más destacado es que la compañía incrementó un 52,8% la producción shale que extrae de Vaca Muerta.

De acuerdo al informe que YPF presentó esta tarde ante la Bolsa de Valores de Buenos Aires y la de Nueva York, la compañía alcanzó en junio los 632 pozos en actividad con destino a la roca generadora, sumando 18 nuevos pozos en el trimestre de la mano de 12 equipos de perforación activos y 9 de workover.

La producción shale tuvo un total de 55.900 barriles diarios equivalentes, de los cuales 20.300 correspondieron a shale oil, 7.200 a GNL y 4,5 millones de metros cúbicos a shale gas.

Si bien en términos globales la firma tuvo una caída del 1% en la producción de hidrocarburos, en comparación con el mismo período del 2017, la producción de crudo subió un 3,6% alcanzando los 226.300 barriles diarios, en tanto que la de gas tuvo una contracción del 1,3% en función de la menor demanda del fluido que tuvo el país y marcó en el período un nivel de producción de 44 millones de cúbicos por día.

En lo que hace a las ventas de combustibles YPF marcó un incremento en la comercialización de los productos premium, con un 21,6% más de litros despachados de gasoil premium y un 2,6% en el caso de las naftas.

Los ingresos totales del segundo trimestre alcanzaron los 93.034 millones de pesos y el EBITDA (resultado operativo antes de amortizaciones) tuvo un alza del 53,2%, aunque en todos los casos los valores se vieron alterados por la fuerte depreciación que tuvo el peso durante el trimestre.

Gentileza Diario Río Negro