Neuquén (EPatagonicas) 14 de Octubre. – Pese a la incertidumbre que gira en torno al nivel que tendrán durante 2016 los precios internos del petróleo –hoy oscilan entre los 63 y 75 dólares según su calidad-, un ítem clave para proyectar la extracción de petróleo no convencional (shale oil), cuya extracción es mucha más cara que la convencional, YPF sigue adelante con un ambicioso proyecto para asegurarse la provisión de energía en la zona de explotación de Vaca Muerta.

La petrolera controlada por el Estado prevé construir una central térmica a ciclo abierto de 100 megawatt (Mw) de potencia en la localidad neuquina de Añelo, a las puertas de Loma Campana, el área donde lleva adelante junto con Chevron el primer desarrollo masivo de shale oil y shale gas del país.

En rigor, la mayor productora de hidrocarburos de la Argentina –concentra un 36% de la oferta- está en proceso de contratación de los proveedores involucrados en el proyecto, presupuesto en alrededor de US$ 150 millones. “Se trata de una central de generación eléctrica de 100 MW en Loma Campana, mediante un generador de General Electric (GE) accionado por turbina de gas en ciclo simple abierto, que entregará energía al sistema interconectado nacional”, explicó una fuente al tanto de la iniciativa.

La usina se inaugurará a fines de 2016, según el cronograma trazado por YPF. La planta abastecerá de energía a las instalaciones de superficie montada por la compañía en Loma Campana. También alimentará a la planta de refinado de arenas de fractura, un insumo central en la producción no convencional de hidrocarburos en el país, que está siendo construida por AESA –subsidiaria de YPF- en las afueras de Añelo. Se trata de un proyecto clave para reducir los costos de extracción en Vaca Muerta.