Neuquén (EP), 16 de noviembre 2021. La firma alcanzó el mes pasado la producción más alta de shale oil. Perforó el pozo más largo de toda Vaca Muerta con 4.100 metros de rama lateral y completó la mayor cantidad de pozos para un trimestre desde el inicio de los trabajos en la formación.

La producción del petróleo de Vaca Muerta es donde se centran las esperanzas de crecimiento de YPF en el corto plazo ante el estancamiento que se espera en el segmento del gas, sino también por los más que buenos números que viene marcando la petrolera y que hicieron que el mes pasado anotara todo un hat trick de récords.

La firma no solo batió su propio récord de producción de shale oil, sino que también logró perforar el pozo más extenso de toda Vaca Muerta y completar la mayor cantidad de pozos en un trimestre desde el inicio de los trabajos en la formación. Una seguidilla de hitos que, si se hubieran dado en un partido, habilitaría a YPF a llevarse la pelota.

La petrolera de mayoría estatal presentó esta semana el balance del tercer trimestre del año, en donde logró mantener el Ebitda por encima de los 1.000 millones de dólares y obtener una ganancia neta de 237 millones de dólares, impulsada en buena parte por la recuperación de las ventas de combustibles y los mejores precios y volúmenes del gas.

Pero así como la llegada de la primavera marca el inicio de la temporada de menor demanda y precios para el gas, la saturación de la capacidad de transporte de los gasoductos que vinculan Neuquén, en especial del Neuba II que transporta el gas a Buenos Aires, llevaron a las autoridades de la petrolera a centrar las esperanzas de crecimiento del corto plazo en la producción de petróleo de Vaca Muerta.

Así lo aseguró el CEO de YPF, Sergio Affronti, en la charla que mantuvo con analistas de Wall Street por la presentación del balance y en la que destacó los récords que la petrolera logró alcanzar en las últimas semanas.

En números

61.000 barriles por día propios produjo YPF en sus yacimientos de Vaca Muerta durante el mes pasado. Es la producción récord de shale oil.

Sin lugar a dudas, el más destacado es que la operadora logró en octubre incrementar considerablemente su producción de shale oil, del petróleo de Vaca Muerta, registrando el récord para YPF de 61.000 barriles por día propios.

La firma se había fijado como meta cerrar el año con una producción propia -es decir descontando los barriles de sus socios- de 54.000 barriles por día, y faltando dos meses para el cierre del año ese nivel ya fue superado.

El pozo extra extra largo

Además, desde YPF se acaba de perforar el nuevo pozo récord de toda Vaca Muerta, un pozo que tiene una rama lateral de 4.100 metros de extensión, algo así como un ducto que recorre desde el Obelisco hasta el Jardín Japonés de Buenos Aires o desde el monumento a San Martín de Neuquén, hasta el centro del Paseo de la Costa.

Este nuevo pozo récord acaba de desplazar a su antecesor el LCav-45(h) de Bandurria Sur con sus 3.886 metros de rama lateral, y se encuentra en el área emblema de YPF en Vaca Muerta, como es Loma Campana, el principal bloque productor de petróleo de la formación.

El nuevo líder de los pozos XXL de la formación se emplaza en la zona este de Loma Campana y según supo Energía On terminó de ser perforado hace algunas semanas.

Además, la petrolera de bandera batió un récord nada sencillo, ya que logró completar la mayor cantidad de pozos desde el inicio de las operaciones en Vaca Muerta, hace ya una década.

La compañía sumó un total de 44 nuevos pozos entre julio y septiembre, de los cuales 37 correspondieron a la producción de petróleo y 7 a la de gas. Con estos nuevos pozos ya fracturados y listos para producir, la firma logró sumar un total de 99 pozos tan solo en los primeros nueve meses del año.

Buena parte de esta alta cantidad de nuevos pozos conectados se debe a los trabajos que habían quedado a mitad de camino antes del inicio de la pandemia, los denominados DUCs (drill uncompleted), que son pozos perforados pero no completados.

La firma había anunciado a principios de años que esperaba utilizar la mayoría de esos DUCs y cerrar este año con apenas 9 pozos en esa suerte de colchón para la temporada de vacas flacas.

El dato

44 nuevos pozos completó la operadora en el último trimestre. El nivel más alto en una década de operaciones en la formación.

Pero ese cálculo fue modificado y la operadora logró cerrar el trimestre con 61 pozos no completados, en un parámetro que Affronti indicó que esperan mantener. “Estabilizamos nuestro inventario de pozos no completados a cerca de 60 que consideramos es una suma que nos da una razonable flexibilidad para nuestras operaciones”, detalló.

Estos hitos están estrechamente relacionados con las mejoras en la eficiencia que la petrolera logró tanto en el segmento de la completación como en la perforación. En el primer caso, junto a las empresas de servicios YPF logró elevar un 81% la cantidad de etapas de fractura realizadas por mes en comparación con la prepandemia. En detalle, la firma pasó de realizar 104 etapas de fractura por mes en 2019 a las 188 registradas en los últimos meses.

En el segmento de la perforación también se ganó eficiencia, con una mejora del 35% en los metros perforados por mes, que pasaron de 106 en el 2019 a los 216 alcanzados en el último trimestre.

Affronti anticipó que desde la operadora se buscará seguir mejorando la eficiencia, que podría tener una mejora en el segmento de la perforación, y remarcó que el objetivo de la compañía es mantener la reducción de costos del 15% que se habían fijado a principios de año, como variable clave para hacer frente a la disparada de la inflación y la devaluación que afecta los ingresos de la firma.

Fuente https://www.rionegro.com.ar/

Foto