Río Negro (EP), 31 de agosto 2022. La petrolera de bandera inició una segunda fase de exploración del bloque tras los malos resultados de la primera perforación. El objetivo perseguido es el gas. La operadora realizará un segundo pozo con una inversión de 4,1 millones de dólares.

El primer pozo exploratorio que YPF perforó en Cerro Manrique no dio los resultados esperados, pero la empresa de bandera insistirá en la exploración del área que por su cercanía a Estación Fernández Oro (EFO), el bloque de tight gas que tiene Río Negro, mantiene ciertas expectativas.

La operadora extendió el contrato preliminar con el gobierno provincial y se comprometió a ejecutar un nuevo pozo en busca de gas. Cerro Manrique tiene 293 kilómetros cuadrados y se ubica sobre la barda, en cercanías a Allen, al norte de EFO, también bajo la operación de YPF.

El gobierno provincial y la operadora acordaron un nuevo contrato exploratorio para el bloque la empresa de bandera comenzó a explorar en 2018. Es que, como el primer pozo exploratorio no arrojó los volúmenes deseados para ponerlo en producción, se fijó un nuevo objetivo en el área. En el primer tramo, YPF superó los compromisos de inversión y destinó casi 23 millones de dólares en trabajos de investigación, que incluyeron la primera perforación.

Desde la cartera de Hidrocarburos informaron que, para el segundo período de 3 años, la operadora se comprometió a perforar un nuevo pozo exploratorio por 4,1 millones de dólares. “Es la inversión mínima exigida por el pliego licitatorio y es acorde a los resultados obtenidos en el primer período”, indicaron desde el área.

“En función de este potencial, identificado principalmente en los reservorios presentes en el Grupo Cuyo, la empresa compromete como tarea para acceder al Segundo Período Exploratorio una cantidad mínima de 820 Unidades de Trabajo, mediante la perforación de un pozo exploratorio con la profundidad necesaria para alcanzar alguno de los objetivos petroleros de la cuenca, lo cual es acorde a lo establecido en el art. 3.1.3 del Contrato de Exploración”; sostiene la resolución que se firmó la semana pasada.

La empresa dispone hasta agosto de 2024 para trabajar en el área y profundizar la exploración en uno de los bloques más grandes de la provincia. En el período inicial la empresa elaboró un estudio geológico sísmico 3D en toda la zona.

Tras la evaluación y posterior presentación a la secretaría de Energía de Río Negro, comenzó con el pozo exploratorio que superó los 3.400 metros de profundidad.

A pesar de los resultados negativos, la empresa seguirá invirtiendo en la exploración y será definitivo para determinar si en esa zona hay posibilidad de explotación comercial. Es lo que se denomina un proyecto de “alto riesgo” porque en caso de no ser rentable se perderá toda la inversión.

Antecedentes

Solo había antecedentes exploratorios en la zona entre las décadas del ’70 al ’90. Allí se realizaron trabajos de sísmicas 2D por parte de las compañías YPF y Pérez Companc.

Como resultado de la interpretación de la información sísmica, en 1979, la compañía YPF perforó el pozo YPF.RN.CM.x-1 (Cerro Manrique) que fue abandonado rápidamente.

En 1992, Pérez Companc hizo lo propio con el pozo PC.RN.ECa.x-1001 (El Carrizo). Allí se extrajo petróleo, en la base del Grupo Cuyo, pero con muy escaso caudal por lo que la empresa decidió también abandonar el proyecto.

Fuente https://www.rionegro.com.ar/

Fotografía Diario Crónica