Buenos Aires (EPatagonicas) 19 de Junio. – La empresa estatal intentará mostrar avances en la exploración del mar. La prioridad es barrer con una línea sísmica el área Colorado Marina. Se trataría de la mayor campaña de prospección marítima de los últimos 15 años.

De la mano de su presidente, Miguel Galuccio, la mayor petrolera argentina intentará mostrar avances en la exploración de la plataforma continental.

Desde la alta gerencia de la petrolera, confirmaron que están próximos a lanzar una campaña de sísmica en tres dimensiones (3D) en algunos bloques. La prioridad es barrer con una línea sísmica el área Colorado Marina, ubicada frente a las costas de Bahía Blanca. Se trataría de la mayor campaña de prospección marítima de los últimos 15 años, según explicaron fuentes oficiales.

Previamente, hay un escollo político y legal que YPF deberá sortear, y que se relaciona con la titularidad del campo. Colorado Marina es un bloque operado por YPF, que controla el 35% del área, en asociación con Petrobras (25%), Enarsa (35%) y Petrouruguay, subsidiaria de Ancap, con el 5% restante. La Ley 27.007 –aprobada por el Congreso el año pasado– establece que Enarsa debe renegociar con sus socios el nivel de participación en los consorcios en el off shore petrolero. Se parte de la base de que la empresa estatal de energía –creada por el ex presidente Néstor Kirchner en 2004 y manejada desde entonces por el ministro de Planificación, Julio De Vido– no cuenta con los fondos suficientes para apalancar inversiones de muy alto riesgo como las del mar.

Desde la óptica de los redactores de la ley, esa tarea debe quedar en manos de compañías de capital privado. Por ese motivo, YPF busca un reordenamiento del paquete accionario del consorcio. Galuccio es un opositor de llevar en carry en una UTE a empresas que no inviertan en la fase de exploración y desarrollo de proyectos en el upstream; es decir, el rol que hasta ahora desempeñó Enarsa. Esa oposición le valió el año pasado –durante la discusión de la Ley en el Parlamento– el enfrentamiento con varios gobernadores de provincias petroleras. “El off shore es para compañías grandes que estén dispuestas a invertir en bloques de alto riesgo. El carry a favor de Enarsa (que por 10 años, entre 2004 y 2014, debía participar obligatoriamente de los consorcios de exploración en el mar) desalienta la llegada de nuevos inversores”, señalaron allegados al presidente de YPF.

“Aspiramos a licitar una nueva campaña de prospección para el segundo semestre del año”, agregaron. El área Colorado Marina, concesionada al consorcio E-1, se encuentra en la cuenca homónima en el talud continental, con una profundidad de agua de 1.600 metros. Se estima que la perforación de un pozo exploratorio, con una profundidad final de 3.600 metros –que seguramente quedará para después de 2016–, costará cerca de u$s 200 millones.

Revista Petroquímica