Buenos Aires (EP) 25 de Dic. –La compañía QMAX, especializada en este tipo de mercados, fabricante de electrónica de potencia, pone el foco en la calidad de las tecnologías que se instalan. ¿Cómo fue la experiencia? El Gobierno actual está revisando este programa, alertada por la baja ejecución de presupuesto que llevó adelante el anterior Gobierno.

Permer es un programa que dirige el Estado Nacional para brindar acceso a la energía con fuentes renovables a la población rural del país que no tiene luz por estar alejada de las redes de distribución.

A través de subastas, el Estado adjudica a empresas encargadas de instalar los equipos para proveer de energía a hogares, escuelas rurales, comunidades aglomeradas y pequeños emprendimientos productivos.

Una de las tareas que llevará adelante Andrea Polizzoto Bacur, la nueva titular de la cartera de energías renovables de la Nación, tiene que ver con analizar qué pasó en este proyecto de Gobierno.

«Se ejecutó un 20% del presupuesto», advierte Polizzoto Bacur a sus allegados en la Secretaría de Energía. Por eso, vuelve a poner el foco sobre las licitaciones anteriores.

Ante este antecedente, Energía Estratégica consultó a Federico Gisbert, Gerente Comercial de QMAX, empresa argentina que fabrica y comercializa electrónica de potencia.

¿Qué aspectos se pueden mejorar?

Me parece fundamental que el ensayo sea previo. Comprobar que un proveedor cotizó con productos que no cumplen la especificación después de adjudicar es injusto para los que ofertaron con productos de calidad y muy costoso de corregir.

¿Qué calidad de productos se requiere?

La confiabilidad de estos sistemas es crítica. Los acumuladores (que son la mayor parte de la inversión) quedan obsoletos si alguna falla en la electrónica los deja sin recarga. Entonces todo el impacto positivo de la inversión pública se pierde, esto si no se asegura la calidad de los equipos.

¿Y cómo se garantiza?

Una especificación técnica exigente y ensayar los equipos con las IRAM 210019 beneficia al usuario y al desarrollo de la industria. La electrónica es menos de un 4% del monto total de en una obra de Permer y es clave en la confiabilidad del sistema. Y cuando la calidad entra en la ecuación, la industria nacional puede competir.

¿Qué organismos controlan la calidad de los productos?

Los ensayos se hacen en Universidades públicas y en la Comisión Nacional de Energía Atómica. Esto da transparencia al proceso.

La discusión siempre pasa por si la industria local puede competir con la extranjera..

Competimos con calidad y servicio técnico. La competencia de precio beneficia a los productos importados, pero cuando se establecen mínimos de calidad, la cancha se empareja. En electrónica, la incidencia de la mano de obra es relativamente baja, por eso un producto bien diseñado y con componentes de calidad tiene un costo base, sin importar donde se produzca.

¿Se puede competir con China?

Por lo general una gran diferencia de precios esconde una diferencia de calidad. Por eso los ensayos y las certificaciones son tan importantes.  También en lo que respecta al servicio, cuando las licitaciones exigen el compromiso de disponer de repuestos y servicio técnico por 5 o 10 años después de finalizada la garantía, se establece una ventaja a las empresas radicadas en el país y obviamente los usuarios también ganan.

¿Qué se necesita para desarrollar estos mercados?

Las claves son ofrecer financiación para los usuarios, normas de calidad y financiación para investigación y desarrollo. Programas como «Ahora 18», aplicados a los sistemas de baja potencia de origen nacional, beneficiarían a las economías regionales, al medio ambiente y daría escala a los fabricantes nacionales.

Hacer obligatorias las certificaciones de seguridad y eficiencia asegurarían una competencia mas justa.

¿Es posible en el actual contexto apostar a investigación y desarrollo?

Para una pyme es muy difícil financiar el desarrollo de nuevas tecnologías. Son inversiones de alto riesgo y a largo plazo. Con herramientas de financiación y colaboración con el complejo científico tecnológico las pymes pueden exportar tecnología con alto valor agregado.

Otra cosa que no es menor es tener una normativa más abierta. Si queremos exportar nuevas tecnologías, tenemos que poder probarlas en el mercado interno. Estoy seguro que la acumulación distribuida, el autoconsumo compartido, o la respuesta de demanda van a generar innovaciones tecnológicas para exportar.

¿Se puede exportar?

Tenemos muy buenas perspectivas. Creemos que si la nueva gestión potencia a los programas de electrificación rural y a la generación distribuida las pymes de las renovables pueden generar empleo y exportaciones de alto valor agregado.

home