Tokio (EPatagonicas) 30 de Octubre. – El IDS es un prototipo que Nissan presenta en el Salón de Tokio y que tiene sistema de propulsión eléctrico. Con este concept muestra sus avances en materia de conducción autónoma.

Por su condición de anfitrionas, las marcas japonesas son las encargadas de imprimir todo el color a este impresionante autoshow que se celebra en Tokio. En ese escenario, Nissan infla el pecho con un prototipo muy tecnológico al que denomina IDS. Se trata de un compacto de forma bastante deportiva, con estructura de fibra de carbono y espacio para cuatro pasajeros. Más allá del diseño, muy futurista por cierto, la marca japonesa usa este prototipo como banco de pruebas de sus avances en cuanto a propulsión eléctrica y conducción autónoma.

En el primero de los aspectos muestra con el IDS un sistema basado en una batería de última generación (de 60 kWh) que puede almacenar energía suficiente como para –según las condiciones de manejo- pueda recorrer hasta 600 kilómetros con una sola carga. La recarga se puede realizar conectándolo a un toma corriente doméstico o bien sin cable, es decir por inducción.

En cuanto al manejo autónomo, la marca pone a disposición lo que llama “Nissan Intelligent Driving” y con el que anticipa una estrategia a aplicar en los modelos del futuro. Esta tecnología le da la opción al conductor de elegir el modo manual en el cual se hace cargo del manejo (la iluminación del ambiente es de color azul porque la marca asegura que ayuda al conductor concentrarse mejor), o bien Piloted Drive, en el que auto se encarga de esa tarea. Cuando elige ese modo, el volante se retrae hacia el centro del panel de instrumentos y aparece una gran pantalla plana. Es ahí cuando el auto se maneja solo y va atendiendo las órdenes por voz y los gestos del conductor.

Tiene una serie de elementos tecnológicos de última generación no sólo para varias funciones vinculadas con el confort y la seguridad, sino con la información de viaje y de todo lo que ocurre alrededor del auto. Cuando el auto se conduce de manera autónoma, las butacas se giran para quedar algo más enfrentadas y así permitir que los ocupantes de ambas plazas que casi cara a cara.

El diseño apela a varias innovaciones que generan una imagen sorprendente como la parrilla cuyo dibujo imita a “una pila de bloques hielo” según cuenta Nissan. Es transparente y se ilumina en tono azulado. Atrás tiene un alerón montado en el techo y las ópticas en forma de boomerang. Las llantas tienen un diseño aerodinámico destinado a disminuir la resistencia al viento y a la rodadura.