Chubut (EPatagonicas) 20 de Agosto. – Vecinos y representantes de diversas organizaciones se reunieron anoche para reclamar que vuelva a funcionar. Se necesitan $ 10 millones.

Anoche varios vecinos y representantes de instituciones de Esquel se autoconvocaron en la estación de La Trochita en Esquel, para reclamar que nuevamente se ponga en funcionamiento el Viejo Expreso Patagónico, como un elemental servicio turístico en la zona.

Hablaron el gerente del tren, Bruno Peláez, referentes de la Cámara de Comercio y técnicos en la materia, como un ingeniero mecánico que trabajó hasta abril de 2015 en la estación. La coincidencia es que el trencito debe estar lo antes posible de nuevo en funcionamiento. Pero se necesita una importante inversión.

El ingeniero mecánico en referencia a las habilitaciones que le faltan a la formación ante exigencias de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, aclaró que no es que está todo destruido. Planteó llevar una locomotora a los talleres de El Maitén para su reparación, y hacer el recambio por otra.

Se encuentran con que en esa localidad el subgerente del Viejo Expreso Patagónico, Carlos Kmet, se jubiló, por lo que se propuso trabajar con CORFO para designar a alguien que cumpla esas funciones y coordine los trabajos. “Habrá que salir a buscar los recursos y trabajar rápido porque somos amigos de La Trochita”, remarcaron.

La inactividad del tren preocupa a todos en la ciudad y la región. Por eso autoconvocados con la Cámara de Comercio a la cabeza, prestadores turísticos y comerciantes se reunieron con el personal del Viejo Expreso, de modo de conocer el futuro de un emblema provincial.

Peláez reveló que la noticia de que el Viejo Expreso dejó de realizar su recorrido habitual, llegó al ministro de Transporte de Nación, Guillermo Dietrich. Y que medios de todo el país llamaron. Peláez aseveró que la situación es preocupante porque se trata de patrimonio histórico. “La relevancia que tomó esto es importante, y es necesario que avance cuanto antes”, sostuvo. Manifestó que se están buscando todos los mecanismos para “poder salir a flote; para poder volver a funcionar necesitamos unos 10 millones de pesos”.

El lunes posiblemente se cuente con el informe detallado de las piezas necesarias para transitar con tranquilidad.

Señaló que hay compromiso de CORFO y de Provincia, dándole la importancia que merece el trencito, porque pasaron cuatro años sin inversiones y hoy se ven las consecuencias.

“Es una realidad que los materiales se necesitan para terminar con las reparaciones pendientes, y que estamos gestionando para poder destrabar el conflicto que tenemos en la zona de Leleque, para llegar a reparar locomotoras y vagones en los talleres de El Maitén”, remarcó el gerente.

Esos talleres están vacíos y hay desfasaje en cuanto al material rodante.

“Los depósitos están vacíos, no tenemos absolutamente nada y la gente está trabajando prácticamente sin recursos”, comentó. Ya no quedan repuestos.

Fuente Diario Jornada