Buenos Aires (EPatagonicas) 23 de Marzo. – Las primeras imágenes del nuevo modelo trascendieron en Tailandia, y si bien es un prototipo, empiezan a descubrir algunos de los cambios que recibirá la versión 2017. Para su lanzamiento en la Argentina habrá que esperar pocos meses más

El furor por las pick up no deja adormecer a las marcas, y por eso la actualización de sus modelos es una batalla constante, teniendo en cuenta que no solo se modernizan los jugadores de antaño sino que se sumarán en poco tiempo nuevas propuestas.

En el caso de Chevrolet hace tiempo no hay novedades con la S10. La última noticia fue la presentación de la High Country, una versión tope de gama que viene de serie con más equipamiento, tal como lo hicieron Toyota con la edición Limited de Hilux y Amarok con las versiones Dark Label y luego Ultimate.

Sin embargo las apuestas de las rivales fueron por mucho más: Toyota y Nissan presentaron hace poco la nueva generación; Ford lanzará oficialmente en dos semanas el restyling de la Ranger Global, y la alemana seguramente planifica alguna nueva edición para mantener atento al público.

En el caso de Chevrolet es líder absoluta en Brasil, donde se fabrica, pero está cuarta en ventas en el mercado local, lugar que quieren abandonar y, según anticiparon sus directivos, van por el liderazgo absoluto.

La gran oportunidad será con la llegada del nuevo modelo, que se concretaría en junio. Es uno de los lanzamientos más esperados de la marca junto con el nuevo Cruze, que se fabrica en Rosario.

La pick up era un misterio hasta ahora, de la cual trascendieron algunas pocas imágenes camufladas, hasta la gran revelación que fue hace horas con la presentación de un prototipo en Tailandia, el cual deja ver varias líneas que serán definitivas.

La nueva S10 se presentó bajo un concept llamado XTreme junto con su “prima hermana”, la Trailblazer, que se llama Premier. La pick up tiene llantas de 18 pulgadas, con neumáticos de taco para barro, mientras que el SUV cuenta con llantas de 22 pulgadas y un cuidado interior con tapicería en cuero de dos tonos.

Uno de los cambios más notables se ve en las trompas, rediseñadas por completo, con cambios en capot, parrilla, ópticas y paragolpes. También parecen vehículos más anchos y menos altos.

En el interior también se anticipan importantes cambios. Uno de ellos es la consola central con una pantalla multimedia de 8 pulgadas (con el sistema MyLink) y un nuevo tablero de instrumentos, con una computadora de abordo con más información. El volante no cambió.