Buenos Aires (EPatagonicas) 25 de Agosto. – El lunes 22 Ford Argentina realizó en la zona de Cardales en la Provincia de Buenos Aires la denominada #RangerExperience, una acción dirigida a conocer las capacidades de carga y tracción de las ediciones tope de gama Limited como así también de las versiones XL nafta y diesel de la Nueva Ford Ranger.

Para ello la marca del óvalo dispuso de 13 vehículos con toda la gama de motorizaciones disponibles. Es así que las pruebas se realizaron sobre camionetas doble cabina con el motor Puma 3.2L Duratorq Turbo Diesel de 200CV y 470Nm de torque. La versión XL naftera cuenta con un motor Duratec 2.5L iVCT de 166CV y 225Nm de torque con 4 cilindros en línea y 16 válvulas, provista de inyección electrónica secuencial multipunto, con una capacidad de carga que alcanza los 1354kg y una capacidad de remolque es de 1700kg. Por su parte, también participó de la pruebas la versión XL diésel, dotada con motor Puma 2.2L TDCi de 125CV y 320Nm de torque. En este caso, su capacidad de carga alcanza los 1142kg.

Todas las versiones de la Nueva Ranger cuentan con control de estabilidad y tracción, distribución electrónica de frenado, asistente de partida en pendiente, control de carga adaptativo y control antivuelco, proporcionando máxima seguridad para todos sus ocupantes. Cuenta con la máxima capacidad off-road con bloqueo de diferencial trasero al 100% y 800mm de capacidad de vadeo que le permiten superar todo tipo de desafíos.

Previamente se cargaron los vehículos con aproximadamente 700 kg de barras de zinc y otras con bolsas de cemento, firmemente sujetadas a la caja mediante los ganchos de sujeción, dirigiéndonos a una tosquera donde los más de 50 periodistas especializados pudimos conducir las distintas versiones de la Nueva Ranger por caminos álgidos con ascensos y descensos, cruces de eje naturales y vadeos.

Para atravesar todos estos obstáculo fue necesario circular con tracción 4×4 en baja. Para conectar la misma tuvimos que detener a la Nueva Ranger, colocar la caja en posición neutral y presionar el freno. Un tema que notamos fue el cambio en la conducción de una camioneta cargada, teniendo que utilizar en ciertos obstáculos en subida la inercia propia del vehículo para poder sortearlo.

Otro de las dificultades que atravesamos fue la de un vado con más de 70 cm de profundidad, allí solo tuvimos que tener cuidado de no realizar olas, transitar a paso firme y a baja velocidad, atravesándolo sin ningún inconveniente.

Para finalizar otra de las actividades fue la de tirar con una Ranger 2.2 cargada un camión con el semiremolque frenado.

Fuente 16 válvulas