Buenos Aires (EPatagonicas) 29 de Abril. –  Modelo derivado de un coreano, de un Samsung, el QM5, y presentado en 2009. Samsung Motors, propiedad de Renault cuenta entre su portfolio, además, con SM3 (Fluence), SM5 (Latitude), SM6 (Talismán), SM7 (enorme berlina asiática) y QM3 (nuevo Captur). Algunos, Samsung devenidos en Renault, y otros, al revés.

Renault viene ensayando (para expresarlo de algún modo), un nuevo lenguaje de diseño, sacado el frontal, tal vez algo impersonal, tal vez más global, pero lo ha encarado. Y se en los nuevos Talismán, Megane IV, bastante menos en la dupla Captur/Captur, y de nuevo en el Koleos 2017.

El nuevo modelo cambia de plataforma, de diseño, de concepto y hasta de espíritu. Mucho “más SUV”, más cuadrado, más importante, más “gordo”, Koleos 2017 toma de Megane IV el nuevo frontal con “ópticas coma”, inéditas branquias laterales (aunque pequeñas), con gran presencia y preponderancia de la parrilla frontal -clásica- y neumáticos de generosas dimensiones. Atrás también hereda ópticas de Megane IV, y que, salvando la distancia, nos recuerdan al Megane I sedán.

En el interior, cambios -aun- más radicales, más profundos. Cualquier modelo de la marca que sea, que pretenda ser moderno, debe contar con pantalla táctil, y si bien pocos llegan al extremo de los Tesla (en tamaño y en ausencia de comandos convencionales). Más “ortodoxo”, abandona algunos toques modernos del anterior, pero a la vez, incorpora un tablero más “digital” que nos recuerda al del Volvo V40 probado hace un par de años. Si bien el actual Koleos cuenta con una alta “calidad percibida”, se ha potenciado en la nueva generación, con muchos menos comandos y mayor simpleza.

De todos modos, no debemos olvidar que Koleos sigue teniendo algún genoma que llegó desde el continente asiático. Al fin y al cabo, Renault toma mucho de Nissan en estos vehículos, y de hecho, Koleos 2017 también tomó mucho prestado de Nissan X-Trail (que nada tiene que ver con el que tuvimos en Argentina hasta hace unos años). No hay mayores datos aunque se espera tome plataformas mecánicas existentes en otros Renault, como por ejemplo en la nueva Espace. Diesel 1.6 dCI de 130 CV y 160 CV y naftero 1.6 TCe de 200 CV. Renault es una de las automotrices que más aplica el “Downsizing”. Casi no tiene motores mayores a 1.6 litro en su portfolio.