Río Negro (EPatagonicas) 19 de Septiembre. – El secretario de Fruticultura, Alberto Diomedi, aseguró que “tengo la tranquilidad que la convivencia es posible entre la explotación gasífera y la actividad frutícola en el Alto Valle”. Indicó a la agencia APP que se está haciendo “un trabajo serio, con abogados, con gente de medioambiente, con testigos al azar, con escribanos” para resguardar la calidad de los trabajos de las gasíferas.

Diomedi señaló que a su juicio es compatible la explotación hidrocarburífera con la actividad fruticultura, subrayando que la tecnología para la extracción de gas que se está aplicando en Allen “es 10 veces más segura y precisa” que en otros años.

“Frente a la puerta de mi chacra tengo un pozo gasífero, acceso Güemes y Ruta 22”, consignó.

Dijo que “sigo estas cosas, soy el mayor interesado” y sigue convencido que pueden convivir las dos actividades, subrayando que desde el Estado “vamos a ser cada vez más exigentes en los resguardos, estamos muy encima”.

Recordó que en el Alto Valle hace 40 años que se explota petróleo, pero se fue descubriendo que había una importante cuenca gasífera y por eso la actividad se concentra en esta extracción.

Indicó a la agencia APP que tanto los productores frutícolas como las empresas hidrocarburíferas tienen que hacer las cosas bien, ejemplificando que en Italia vio personalmente los grandes ductos con petróleo que vienen de Rusia y Medio Oriente y la industrialización se hace cerca de zonas agrícolas y de las ciudades.

Expresó que “las buenas prácticas agrícolas” permiten que la manzana o la pera lleguen al mercado interno y externo y no tenga problemas, reivindicando los acuerdos hechos en este sentido, como el respeto a las normas ISO.

En cuanto a la extracción del gas, hay certificaciones y otras regulaciones que hacen que las empresas deban resguardar lo medioambiental.

Dijo que “el combustible lo necesitamos para movilizarnos” y el gas para calefaccionarse y para la industria, con lo cual no se puede prohibir la actividad hidrocarburífera.

Indicó que se está haciendo “un trabajo serio, con abogados, con gente de medioambiente, con testigos al azar, con escribanos” para resguardar la calidad de los trabajos de las gasíferas.

Mencionó que en otra época la fruticultura utilizaba agroquímicos altamente tóxicos, y eso fue cambiando, para poner la manzana y la pera en condiciones alimentarias seguras.

Indicó de la misma manera progresivamente se exige tecnologías y resguardos a las petroleras para que no contaminen.

Reivindicó además los beneficios en regalías para la provincia de esta actividad, que redunda en salud, educación y otras políticas estatales.

Fuente Agencia APP